Artículo

Rotary Moments

2129 vistas

Por Antonio Echeverría Musmanni
Gobernador del Distrito 6600 2020-2021

En abril 1973, con el apoyo de mi padrino en Rotary, el Lic. Juan José Lao Obando, ingresé al Club Rotario de San José y ahí he permanecido interrumpidamente durante 46 años de mi vida, un poquito más del doble de años que no fui Rotario.

Mi vida en Rotary empezó a los 9 años, cuando mi padre ingresó al Club Rotario de Alajuela en 1954. Como hijo único, asistía de su mano y de la de mi madre al club, todos los lunes en la noche a la casa Rotaria, la inolvidable finca La Florita.

En 1973, el Club Rotario de San José era el club Decano de Costa Rica y mantenía 150 socios activos. Un club absorbente e increíble en su representatividad del perfil social y empresarial de San José y del Distrito. De inmediato fui integrado a la Directiva como masero auxiliar.

Transcurrieron 15 años rotando por todos los puestos directivos, antes de ser electo presidente.
Mi esposa Marta Gutiérrez Castro pasó ese mismo proceso en la Junta directiva de Damas Rotarias; los dos juntos trabajamos todos proyectos, esto fue la clave del éxito.

La obra de máxima envergadura en mi año de presidencia fue dotar a la Escuela de Parálisis Cerebral de Mata Redonda de San José, de una piscina termada para relajamiento de los niños y un bus para que los casos más severos contaran con transporte, además de muchos materiales para mejorar la enseñanza en las aulas. Las damas fueron la columna vertebral y los varones los ejecutantes.

Mientras participé en Juntas Directivas se realizaron proyectos de gran interés, de los cuales destaco:

– Intercambio internacional de jóvenes, más de 1000 costarricenses se beneficiaron con este intercambio con el «Midwest » de EE.UU., me tocó ser el presidente de ese comité por 6 años.
– Dos casas para Ancianos Hnos. Magdalas de Escazú.
– Aula para jóvenes en Paraíso de Cartago.
– La Marta, proyecto 3H de la fundación Rotaria. El D 7046 de Massachusetts y el Club Rotario de San José obtuvieron $364 000 de RI para este proyecto ecológico, primero en América Latina.

En lo personal soy 15 veces Paul Harris. Por lo tanto, Donantes Mayores de LFR (mi esposa también). Aún a mis 73 años de edad continúo activo y sigo creyendo que ROTARY ES EL CAMINO HACIA LA PAZ VERDADERA.