Artículo

El día que me enamoré de Rotary

2573 vistas
Por Carolina Corzo
CR Guatemala Vista Hermosa

El día que me enamoré de Rotary

Buscando mi fecha de afiliación en Rotary.org se puede saber el día en que me hice rotaria y en efecto ese día entré al Club Rotario Guatemala Vista Hermosa por invitación y con la convicción de que en Rotary podría dar mi tiempo para servir y enseguida supe que era allí donde debía estar. Pero, la verdad es que los primeros años estuve llegando a las reuniones semanales, apoyando en proyectos pequeños y participando ocasionalmente en las actividades del club, responsablemente, eso sí, pero no fue hasta el sábado 8 de febrero de 2014, día en que, con Laura y Carlos Rafael, socios de mi club, hicimos una visita al proyecto Three Villages Sanitation (2014-2016) en Izabal, que mi corazón de rotaria latió como nunca antes.

Ese fin de semana acompañamos a un grupo de rotarios del Distrito 5020, quienes aportaron los fondos para hacer el Global Grant 1420997, que consistía en construir letrinas aboneras para evitar la contaminación del manto freático y así mejorar la salud y las condiciones de vida de los pobladores de tres aldeas.

La experiencia de ver los proyectos que el club ejecuta y conocer, escuchar y comprobar los beneficios que tienen en las personas beneficiadas, junto con sus sonrisas, fue el momento exacto en que ¡me enamoré de Rotary! Es por ello que digo que ese es el día en que me hice rotaria.

Sí, ¡me enamoré! Porque desde ese momento supe que debía dar más, involucrarme, servir y apoyar mediante esta maravillosa organización. Y junto a los proyectos y mi convicción de estar en el lugar correcto, nació también la amistad duradera y verdadera con los rotarios que nos visitaban y el fortalecimiento de la amistad con mis compañeros del club.

Definitivamente, el lema Dar de sí antes de pensar en sí encierra mucho más de lo que a primera vista se lee. Encierra un mundo de realización y de sentido a nuestras vidas. Es por eso que invito a todos los rotarios del mundo a involucrarse, a participar en proyectos, a dar de su tiempo, pues no hay como estar «enamorado de Rotary».

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *