Artículo

La identidad cultural de los nicas

343 vistas

Por Violeta Rizzo
Club Rotario Matagalpa

Pintoresca, alegre y creativa, mezcla de pueblos diversos. De habla confianzuda, pero también respetuosos según corresponda al caso; vosean, no tutean. Usan el tratamiento de respeto «usted» (contracción de la expresión colonial castellana «vuestra merced») para dirigirse a quienes apenas conocen y a las personas adultas, a cuyos nombres anteponen el don o la doña. Así son los nicaragüenses.

Sus festividades religiosas se caracterizan por ser bulliciosas, con danzas coloridas y vigorosas, llenas de fervor y misticismo, que para algunos son motivo de reunión e identificación cultural. Cada ciudad y cada pueblo tiene su propio santo patrono de acuerdo con la costumbre católica, y celebran su devoción a este con las populares fiestas patronales, que se extienden por varios días.

La música y la danza folclóricas tradicionales nicaragüenses de diversas regiones del país son resultado de la fusión de la cultura de pueblos indígenas, colonos europeos y pueblos africanos; y aunque todavía son representativas de su tierra de origen, a nivel nacional se consideran parte de la identidad cultural del nica, ya que danzas del Caribe africanizado se bailan también en el Pacífico, y los bailes norteños se interpretan en el sur.

Música y danza del folclor nacional

En el Pacífico, estas expresiones culturales son la fusión creativa de lo indígena y lo español, danzas y música muy vistosas y diversas. En Carazo, tambores y flautas indígenas acompañan a los bailantes con vestimentas de mezcla indígena-española. Las más conocidas de la zona son el Toro Huaco y el Güegüense o Macho Ratón. La danza de Masaya es de identidad mestiza, en la que resalta un galanteo de movimientos suaves entre hombres coquetos y mujeres laboriosas. La música es el son nica, creado por Camilo Zapata, un rasgueo de guitarra acompañado por la marimba de madera.

En el norte y el centro del país, hay una herencia europea de las colonias españolas y alemanas asentadas en la región: polcas, mazurcas y jamaquellos identifican la música y el baile. En el Caribe se distinguen danzas y sonidos africanizados, con un aporte de las tribus indígenas. Es en Bluefields donde nace el conocido ritmo en que se destaca la percusión frenética y el baile del Palo de Mayo, con el que hombres y mujeres se contonean en sensuales movimientos. Todo ello forma parte de la identidad cultural del nicaragüense.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *