Artículo

Una red de amor que traspasa fronteras

5182 vistas

Por Ingrid Pineda
Club Rotario Aguadulce

Hace cuatro años, un grupo de amigas apasionadas por el servicio y creyentes de que la amistad es un vínculo perfecto y poderoso, buscábamos opciones de voluntariado. Gracias a conexiones, encontramos respuesta en Rotary y, al conformamos como Rotary Aguadulce, se abrió un universo de posibilidades.

Cuando mi amiga y PDG Ivonne Castillo me escribió preguntando si quería escribir un artículo para esta revista, me sentí sorprendida, asustada y emocionada; y con la alegría de ser recordada por esta amiga nicaragüense dije «sí» llena de entusiasmo. Luego, al pensar en un momento significativo para mí, venían a mi mente tantos recuerdos que me sentí abrumada.

Pensé en nuestros comienzos: convivios, entregas de alimentos a familias durante la pandemia, proyectos, reciclatones, tantos recuerdos. Pero como si Dios me señalara con avisos de neón, se iluminó mi memoria y recordé un momento que marcó mi vida y la de una familia de nuestra comunidad.

Unos padres llenos de amor y angustia, al ver a su hija luchando con un tumor en una rodilla, actuaron llenos de fe realizando actividades para reunir dinero para su cirugía. Gracias al apoyo de nuestro club y a la comunidad lograron viajar a Guatemala para someterla a un remplazo de rodilla. Sin embargo, encontraron imprevistos que afectaron sus limitados recursos, y, a través del pedido de una madre, empezó a girar la rueda rotaria con el apoyo de nuestra presidenta, Fátima Urriola, y la PDG Ivonne Castillo. Así fue como contactamos a algunos rotarios de Guatemala que de inmediato dispusieron recursos y acompañamiento a la familia. El rotario y médico Paul Asturias estuvo acompañándolos y dándoles seguimiento; Juan R. Flores (Moncho) apoyó económicamente y Esther Brol sirvió de puente entre los rotarios y la familia.

Queridos amigos, vivir este proceso, recibir audios con llanto de emoción y alegría de una madre que recibía respuesta a sus oraciones. Saber que Dios usó la amistad rotaria para llevar a cabo su deseo, me maravilla al punto de arrancarme lágrimas y hacer que mi alma vibre, lo cual me hizo afirmar mi compromiso de Dar de sí antes de pensar en sí y usar la amistad como ocasión para servir.

Gracias a cada amigo rotario en el mundo que honra el don de servicio que Dios ha puesto en su corazón.