Artículo

Mensaje del presidente de RI – Diciembre de 2023

4859 vistas

Catástrofes no naturales

En diciembre asistiré a la cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático COP28, en Dubai (Emiratos Árabes Unidos). Allí hablaré sobre la convergencia de dos crisis mundiales: el clima y la salud mental. Como ha señalado la Organización Mundial de la Salud, el cambio climático agrava los factores de riesgo ―como las disrupciones en los hogares y los medios de subsistencia― para los problemas de salud mental. La angustia emocional causada por las catástrofes también dificulta las labores de recuperación y reconstrucción.

ShelterBox, organización benéfica internacional colaboradora de Rotary, ha ayudado a más de 2.5 millones de personas desplazadas en unos 100 países al proporcionarles refugios de emergencia, artículos domésticos esenciales y apoyo técnico. Quiero compartir la columna de este mes con el director general de Shelterbox, Sanj Srikanthan, quien explica la importancia de saber elegir las palabras que utilizamos para describir las catástrofes. ―Gordon McInally.

El término catástrofe natural se utiliza desde hace mucho tiempo para describir tormentas tropicales, inundaciones, terremotos y erupciones volcánicas, pero es necesario un cambio urgente en esta terminología. Aunque el término pudiera parecer inofensivo, gracias a nuestra labor con las comunidades afectadas por catástrofes hemos aprendido que emplearlo perpetúa el peligroso mito de que no se podría haber hecho nada para evitar que la gente se viera tan gravemente afectada. Esta narrativa engañosa y perjudicial puede conducir a la inacción para ayudar a las personas que lo necesitan.

Los términos que utilizamos son importantes. Cuando calificamos las catástrofes como «naturales», no reconocemos la compleja interacción existente entre la naturaleza y el papel de las acciones humanas y su impacto en las comunidades de todo el mundo.

Los terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, tormentas extremas, sequías e inundaciones ocurren debido a procesos naturales en la Tierra. Pero la forma en que estos sucesos afectan a las personas o al medioambiente es lo que puede convertirlos en catástrofes. Estos son resultados en los que influyen factores humanos como dónde están ubicadas las comunidades, qué tipo de viviendas tienen sus habitantes, la inestabilidad política y la falta de medidas proactivas para proteger a las comunidades vulnerables. Una catástrofe es el resultado de desigualdades sistémicas en el acceso a los recursos y al poder. El lugar donde vivimos y la cantidad de dinero de que disponemos determinan a menudo nuestra capacidad para recuperarnos. Las personas más afectadas son las que viven en la pobreza, con menos medios para protegerse y pocos recursos para resistir el próximo fenómeno.

Al calificar estos sucesos como naturales, minamos la necesidad de adoptar medidas proactivas para proteger a las comunidades vulnerables, y con ello enmascaramos la inestabilidad social, económica y política subyacente que hace que las comunidades marginadas y desfavorecidas se vean afectadas de forma desproporcionada. Nuestros equipos ven de primera mano cómo problemas como la desigualdad, la pobreza, la urbanización, la deforestación y la crisis climática contribuyen a aumentar la vulnerabilidad de las comunidades.

En ShelterBox empleamos simplemente el término «catástrofe» o somos más específicos, calificándola como terremoto, clima extremo, tsunami o erupción volcánica. Les invito a ayudarnos a romper este ciclo comprometiéndose a utilizar un lenguaje que refleje con precisión por qué las personas se ven tan afectadas.

Solo entonces se abrirá el camino para abordar las causas subyacentes de la vulnerabilidad y trabajar por un futuro más justo y equitativo para todos mediante las inversiones, los recursos y las medidas proactivas necesarias para ayudar a proteger a las comunidades afectadas.

Las catástrofes no son naturales. Dejemos de decir que lo son.

Gordon R. McInally
Presidente de Rotary International
Discursos y noticias del presidente www.rotary.org/office-president