Artículo

Momentos felices

5363 vistas

Por Aquiles Batista
Club Rotario Maguana

Recuerdo que antes de ingresar a mi club, eran muchos los amigos que me invitaban a formar parte de Rotary en algunos de los clubes de mi pueblo, San Juan de la Maguana. Finalmente, acepté y tuve el honor de ser juramentado por el gobernador Roberto Almonte. Desde ese día han sido muchos los momentos felices que he vivido y me he contagiado de la alegría de otros.

Mi esposa y yo mantenemos vivos los recuerdos de la vez que fuimos a un sector abrumado de calamidades sociales, donde rehabilitamos varias casas en deplorable estado. Había que ver el momento cuando entregamos a una de esas familias su vivienda totalmente pintada, con pisos de rejón, cocina, sanitario, iluminación, etc. Los siete miembros de esta familia lloraban de alegría al ver su sueño hecho realidad: tener una vivienda digna.

Otro momento que hemos podido disfrutar gracias a la sensibilidad rotaria de hacer el bien fue en uno de los operativos médicos que realizamos recurrentemente en comunidades apartadas de la ciudad. En esta oportunidad, llevamos un equipo de médicos, medicinas, comida, agua y otros. Se ofrecieron consultas médicas y psicológicas a niños, ancianos, mujeres jóvenes y madres lactantes. A las mujeres se les realizó papanicolaou y los médicos detectaron varias damas afectadas que ni siquiera se imaginaban su situación ni sus consecuencias. Todos los rotarios salimos orondos de ese operativo al ver cómo contribuimos con la salud de personas de escasos recursos y conocimientos.

Puedo enumerar muchos otros momentos de satisfacción y alegría que han marcado mi vida y aumentado a la vez el deseo de seguir ayudando al prójimo a tener más felicidad al reducir su carga de las posibilidades de mejoras, las que ven lejos. Por eso siempre digo ¡qué grande es Rotary!.