Recordando a Sam Owori

Por Ryan Hyland y Abby Breitstein

La semana del 14 de julio, las banderas de Rotary frente a la sede en Evanston, Illinois (EE.UU.) y las demás oficinas de Rotary en el mundo entero, ondearon a media asta, en momentos en que los amigos y colegas lamentaban el deceso del presidente electo Sam F. Owori, quien murió el 13 de julio debido a complicaciones postoperatorias tras una intervención quirúrgica.

Con su sonrisa encantadora y voz serena, Sam hacía sentir cómodos a sus interlocutores, afirma Hilda Tadria, socia del Club Rotario de Gaba (Uganda), y muy buena amiga de Sam y su esposa, Norah.

Sam F. Owori, presidente electo de Rotary, siempre se mostraba optimista y aportaba a su labor un marcado sentido de la ética.

“Me refería a él como ‘Sam Sonrisas’”, indica Tadria. “Era un hombre accesible y la gente se sentía cómoda hablando con él. Creo que lo que más echaremos de menos en Rotary y entre sus amigos es su sonrisa”.

Sam, quien había sido elegido para ejercer el cargo de presidente de Rotary International en 2018-2019, habría sido el segundo rotario africano, y el primer ugandés, en desempeñar dicho cargo. Se afilió a Rotary en 1978 y era socio del Club Rotario de Kampala (Uganda).

“En cualquier situación, Sam siempre estaba de buen ánimo. Le gustaba bromear un poco y lograba que todos estuviéramos de buen humor”, afirma Tadria.

Una de las características más admirables de Sam, añade Tadria, era su amor y devoción por su esposa, con quien se conocía desde la escuela primaria en Tororo (Uganda). Sam se refería a Norah Owori como una mujer bella, culta y con una gran personalidad.

“Adoraba a Norah y siempre la situaba en primer plano”, continúa Tadria. “Eran grandes amigos y compañeros de toda la vida. Verlos juntos era encantador. Nunca se alejaban el uno del otro”. Como indica Tadria, Sam era muy respetado en Uganda, por su integridad y su comportamiento consecuente con sus principios éticos, cualidades importantes para un presidente de Rotary.

“Era un hombre en quien todos podían confiar”. Al respecto, Tadria añade: “Prefería escuchar antes que hablar y por ese motivo caía tan bien”.
 

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts
Total
0
Share